jueves, 1 de diciembre de 2011

Adopta, no compres. Ni perros ni arbolitos



Hay una iniciativa llamada Verde Navidad que promueve la adopción de un árbol de navidad vivo, en su maceta, que después de pasar tiempo de festividades en nuestras casas es devuelto para que sea sembrado en la tierra y no muera, como los dos millones de arbolitos cortados que se consumen tan sólo en la ciudad de México.
Me encanta la idea de tener un pino hermoso y oloroso en mi terraza (es preferible que estén al aire libre o que les de mucho el sol) y más me gusta saber que luego de tener el gusto de tenerlo se va a ir a vivir y crecer en la tierra.
Los árboles que ofrecen son grandes, de 2.30 y 2.60 m de altura. Cuestan 800 y 1000 pesos. Puedes además pedir que te lo traigan y recojan por 200 pesos. Al final es una lanota... Pero si ya se van a gastar unos 500 en un árbol mutilado y en vías de ser cadáver, bien pueden intentar esta otra opción.
O no poner árbol y listo.


También aplica la adopción para perros que están en refugios o andan por la calle o se pierden o los echan de sus casas.


Algunas personas también optan por adoptar hijos en vez de tenerlos.