lunes, 26 de abril de 2010

La vida es cabrona, me dice Margo

Vi una película desgarradora pero muy buena. Se llama, en español, "Hace mucho que te quiero", de Phillippe Claudel. Me conmovió muchísimo por dos temas: ¿qué pasa con la vida después de salir de un largo encarcelamiento? y cómo seguir viviendo tras la muerte de un/a hijo/a.

La frase final es lapidaria:
"La peor cárcel es la muerte de un hijo", de esa nunca sales"

Y pensé, con empatía profunda, en el dolor de mis cercanas, abuela, tías, amigas, conocidas y extrañas, todas las mujeres que han visto morir a algún hijo o hija. Y lo siento muchísimo y ojalá no le pase nunca esto a nadie. Pero, como digo al principio, la vida es cabrona, pero muy cabrona.

5 comentarios:

L dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L dijo...

Imagínate, quizá es un dolor tan profundo que ni siquiera existe un nombre para designar a la madre o al padre que ha perdido un hijo...creo.

Mirak dijo...

Es muy cierto!! no existe ese nombre, al menos en español, sería interesante ver en otros idiomas.

GLORIA dijo...

La vida es cabrona, muy cabrona. Hace menos de una hora me he enterado que ha muerto el hijo de unos vecinos de mis padres, es el segundo hijo que pierden ¿después de ésto qué les queda?.......
He conocido a muchos padres que han perdido a algún hijo y siguen "viviendo"; se levantan cada mañana, van a sus trabajos, se ríen, respiran pero si miras en el fondo de sus ojos ves la tristeza.........Creo que es antinatural perder a un hijo......
Perdón por el desahogo pero es que lo leído justo en el peor momento....
Besos

Mirak dijo...

Ay Gloria, lo siento mucho!!!!!!!
Es un tema horrible, no debería pasar, como dices, es antinatural.
Te abrazo fuerte por la noticia que recibiste.
K