lunes, 10 de mayo de 2010

Día de las madres...

El fin de semana me contaron una historia acerca del origen del día de la madre en nuestro país (México). Resulta que Yucatán fue el primer estado en reconocer el voto para las mujeres, en 1922, también se legisló el derecho al divorcio y me parece que se dieron los inicios de las discusiones sobre el aborto. Dado que hubo mucho escándalo por parte de las clases gobernantes de entonces se decidió instaurar una festividad que contrarrestara los ánimos independentistas de las mujeres y resaltara su condición en la historia de la humanidad: la de procrear. Entonces se copió de los gringos lo de festejar a las madres en mayo (ellos lo hacen el segundo domingo) y acá se puso el día 10.

En realidad nada tiene de malo celebrar la vida, en todas sus formas, a la madre, al padre, la abuela, les niñes, naturaleza, en fin, cuanta festividad se nos ocurra, pero qué idea esta de que el festejo del día de las madres, al menos en nuestro país, tiene este tinte conservador y patriarcal, de opacar la conquista de un derecho (o varios) con la imposición de un festejo en el que se glorifica a la madre mientras que se afirman cosas como "la culpa de que seamos machos la tienen las mujeres porque ellas nos educan..." O que en nuestra cultura el peor insulto tenga que ver con la mamá.
Sobre esto ya se ha escrito mucho, Octavio Paz tiene un buen texto sobre el tema, por ejemplo.

Y para que no parezca una nota amargada en tan soleado día, felicidades a las mamás de este mundo tooodos los días.

Incluida Pachamama